viernes, 9 de enero de 2015

OBESIDAD: SÍMBOLO DE RIQUEZA

En numerosas culturas Europeas donde la comida escaseaba, ser una persona obesa era considerado un símbolo de riqueza y estatus social. La realeza junto con los trabajadores de clase baja, comían el mismo tipo de alimento así que si los comestibles típicos escaseaban, todos, en mayor o menor medida, pasaban hambre. La solución, engordar para mostrar cierto prestigio y nivel social, más aún, en tiempos de pobreza.



 En la cultura occidental moderna, Los cuerpos obesos se presentan de forma negativa ante la sociedad actual asociándolos a estereotipos perjudiciales como: glotones, sucios y haraganes. Ignorando por completo a personas que sufren de hipotiroidismo, estrés o incluso depresión en algunos casos. Los medios de comunicación prescinden de estos, optando por cuerpos fibrosos, esbeltos y en ocasiones con “matices anoréxicos”. Meditando en lo dicho anteriormente, podemos reflexionar en que según la sociedad en la que hayamos nacido, seremos inducidos a pensar, exceptuando casos aislados, de la manera en que los líderes políticos y personas de alto impacto mediante medios de comunicación y demás, nos lo hayan impuesto. Ahora bien, y dejando a un lado la influencia acometida por las sociedades, ¿qué es lo ideal? ¿Ser obeso o estar en forma? Sabemos que la ciencia ha avanzado a pasos agigantados superando así la comprensión que se tenía de las enfermedades en siglos anteriores, alargando un poco mas nuestra existencia. Por consiguiente se han llevado a cabo numerosas pruebas y experimentos para lograr calcular las medidas e índice corporal de un cuerpo sano, es decir: con normal movilidad (en la obesidad los huesos deben soportar una gran presión produciendo estragos en las articulaciones), con un índice bajo en grasas saturadas las cuales acarrean un innúmero de males entre ellos cardiovasculares, con una piel un tanto tensa evitando así que el sudor acumulado entre los pliegues de la membrana colgante produzcan irritaciones y heridas. Con esto podemos concluir que no hace falta preocuparnos de nuestra imagen física solo por el que dirán. No debemos luchar por tener un cuerpo atlético ni darnos por vencidos y llevar el sobrepeso a límites perjudiciales. Tenemos que intentar llevar una vida sana, con una dieta variada y equilibrada, mantener un control acudiendo al médico, ser feliz con uno mismo y vivir cada día disfrutando de la compañía de la familia y los buenos amigos… Andrews V-B

Click para adelgazar

0 comentarios:

Publicar un comentario